Recetas de dieta blanda para niños y bebés enfermos

Si tu  pequeño tiene algún problema  de las vías digestivas o del tránsito intestinal, seguramente su pediatra le prescribirá una dieta blanda para niños y bebés enfermos.

Esta dieta es un régimen alimenticio que toma en cuenta la preparación, las combinaciones, la textura y la temperatura de los alimentos, a objeto de  evitar que irriten al paciente. La finalidad de esto es, minimizar o eliminar los problemas de digestión, para lo cual, el menú debe estar compuesto de preparaciones con el mínimo de grasa, sin condimentos y con poca sal.

Por esta razón, es muy importante vigilar la forma de elaboración de cada alimento que le vamos a dar a nuestro hijo.

Las comidas deben ser  hervidas, cocidas al vapor, a la parrilla, horneadas o a la plancha, con la finalidad de mejorar la tolerancia del organismo.

images

Una recomendación que siempre acompaña  la dieta blanda, es estar pendiente dela reposición de líquidos de tu hijo, porque con la diarrea, los bebés se deshidratan muy rápido, perdiendo nutrientes y sales minerales, por lo tanto, debes ofrecerle mucha agua, zumos naturales de frutas astringentes e infusiones de hierbas.

Una buena forma de hidratar al niño, es elaborando una bebida alcalina, a  base de agua, un limón, una cucharadita de azúcar, una pizca de sal, y otra pizca de bicarbonato.

Evita a toda costa, darle bebidas achocolatadas, lácteos, refrescos o bebidas gaseosas y zumos envasados. El exceso de azúcar, también está contraindicado en estos casos, así que debes ser en extremo cuidadoso en este sentido, recuerda que estas encargado de la salud de un pequeño ser humano que depende de ti.

Con la aplicación de una dieta blanda, en caso de que tu bebé esté enfermo del estómago, verás resultados en pocos días, pues con este régimen de fácil asimilación, se recupera el equilibrio del sistema digestivo.

Para elaborar algunas recetas, que se le puedan dar al peque, durante una dieta blanda, veamos primero cuales son los alimentos más recomendados por los pediatras:

  • Carnes blancas: pescados blancos, pechuga pavo, pechuga de pollo.
  • Arroz blanco, sin más aliño que un poco de sal.
  • Zanahoria, calabaza y patata, cocidas y sin las cáscara.
  • Manzana, pera, arándanos, plátanos, membrillo y granadas.
  • Yogures
  • Miel de abejas.

imagen 3

Receta 1

Arroz blanco, preparado sin grasa y aliñado sólo con sal,  adornado con cuadritos de zanahoria.

Pollo a la plancha, sin piel, puedes hervirlo primero para que quede bien cocido por dentro y luego dorarlo en la plancha o la parrlla.

Puré de calabazas hervidas con el pollo y una hoja de laurel, le pones una cucharadita de aceite de oliva para darle untuosidad.

Compota de manzana horneada pelada, endulzado con miel de abejas.

Receta 2

Crema de zanahoria y patatas, hervidas en caldo de pollo, con unas hojas de cilantro.

Pescado hervido, aliñado con sal y aceite de oliva.

Puré de patata.

1 yogur bio o bifidus, con miel.

Receta 3 

Pechuga de pavo al horno, con trocitos de zanahoria, aliñada con una pizca de sal y untada con oliva.

Arroz blanco.

Patatas al vapor.

Compota de pera hervida, sin la piel, endulzada con miel.

Si tu bebé no está acostumbrado a comidas completas, entonces prepárale cremas o papillas, siempre con ingredientes y/o frutas astringentes o  aquellas que pertenezcan al listado que te de tu pediatra.