¿Qué se le puede dar a un niño con diarrea?

Las enfermedades estomacales y referentes al tránsito intestinal, son muy frecuentes en los niños, sin embargo a pesar de ser tan comunes, no dejan de preocupar a padres y cuidadores.

Por ello, se hace necesario que observes  y si es posible, lleves  un registro, de la cantidad y frecuencia  de evacuaciones diarias del pequeño, así como también, de la consistencia de las heces.

La razón de mantener observado al niño, es que el pediatra o gastroenterólogo, te va a hacer preguntas al respecto y debes estar preparado para responder sin titubear, para hacer más viable que el doctor realice un diagnóstico acertado y por ende, coloque un tratamiento eficiente.

Por lo general, la diarrea en niños menores, es causada por virus que pueden afectar la capa interna de los intestinos; por la presencia de determinadas bacterias; o por parásitos.

Todo ello son factores que causan diarrea. En este sentido debemos estar preparados y conocer qué se le puede dar a un niño con diarrea, obviamente, siempre bajo supervisión profesional.

Una vez que el pediatra haya descartado algo grave y determine que se trata de una infección pasajera y poco peligrosa, puedes comenzar a pensar en la alimentación de tu peque.

Para detener la diarrea, especialmente en niños,  nada mejor que los productos que nos ofrece la madre naturaleza.

En primer lugar, dale mucha agua, a fin de mantenerlo hidratado, ya que las constantes evacuaciones tienden a deshidratar al pequeño, lo cual podría acarrear consecuencias mayores como fatiga, mareos, vómitos, dolores corporales, especialmente en articulaciones y músculos.

En este sentido y para evitar tales condiciones,  el paciente debe ingerir suficiente líquido cada cierto período de tiempo, sin embargo, al tratarse de un niño, la vigilancia y preocupación por hidratarlo, recaen sobre las manos de los adultos.

Por lo tanto, debes estar pendiente de que tu hijo beba agua, suero e hidratación oral, en pequeños sorbos y muy frecuentemente.

Si tu niño es pequeño y está en período de lactancia, no dejes de darle la leche materna, pues está científicamente comprobado que la misma, es un antibiótico natural que erradica infecciones y regenera la flora intestinal de los bebés.

Si está en edad de comer papilla o compota, puedes prepararlas en casa, sin agregar más que la pulpa de la fruta y sin agregar adicionar refinado.

Para hacer la compota, escoge frutas ricas en pectina y a la vez,  suaves al paladar, como manzana,  melocotón y peras. Escoge también, algunas frutas refrescantes, como melón y sandía;  y fritas ricas en potasio, como la banana o plátano.

En cuanto a los purés y las cremas que le puedes dar, se encuentran las que se hacen utilizando vegetales como zanahoria, patatas y calabazas, así como trozos magros de carne, pescado y pollo.

Si hablamos de un niño un poco más grande, puedes agregar cereales no integrales, como el arroz blanco, el pan blanco y la pasta.

Aunque es beneficioso para suspender la diarrea, evitar el consumo de productos lácteos, puedes sustituir la leche, por yogur natural, al cual le puedes agregar algunos tozos de las frutas antes nombradas, en sustitución del azúcar.

Al igual que en los adultos, es contraproducente medicar por ti mismo a tu hijo, así que el mejor consejo que te podemos dar y repetir hasta el cansancio, es llevar al pequeño paciente al especialista y si es necesario recetar algunos medicamentos, él sabrá exactamente, cuales indicar.