Cómo hacer una dieta blanda para perros

Si tienes un perro como mascota en casa, seguramente conoces lo que se siente  ser  acompañado, querido, admirado y cuidado, por un ser vivo maravilloso, cuyo mundo gira a tu alrededor.

Cuando compartes tu tiempo con tu mascota, te darás cuenta de los cambios que experimenta tu vida, es decir, acciones que andes no llevabas a cabo y  debido a él, ahora si lo haces.

Por ejemplo, si antes no te ejercitabas, ahora tienes que hacerlo al sacarlo a pasear; si no te gustaba jugar, ahora lo disfrutas junto a él; si sentías dolores en las articulaciones o grasa abdominal, ya puedes decirle adiós, pues con tanto agite, seguramente desaparecerá.

Este y otros cambios positivos para tu salud y actitud ante la vida, deberías agradecérselo a tu divertida e inquieta mascota.

Por esta razón, quien vive con un perrito, siente gran preocupación, cuando este pequeño amigo peludo, tiene problemas estomacales, que pueden ir de la falta de apetito, a la diarrea o el vómito,  en un corto período.

 

Lo indicado en estos casos, es llamar a su veterinario y llevar al cachorro  al laboratorio, que el médico indique,  para que le practiquen  los análisis pertinentes.

Una vez que tengan los resultados, lo más probable es que el especialista, le prescriba algunos medicamentos y lo más importante, cambios en su alimentación, indicando una  dieta blanda para perros.

La dieta blanda, le ayudará a recuperase de su afección, mientras se habitúa de nuevo a  la comida sólida, convirtiéndose en una etapa de acondicionamiento, sin dejar de alimentarlo correctamente.

Para preparar una dieta blanda para perro, existen algunas consideraciones que deberías tomar en cuenta, obviamente siempre bajo la supervisión del médico:

 

  • Evita la grasa en las comidas que prepares, no incluyas aceite vegetal o animal; tampoco es bueno servirle alimentos fritos.
  • Prescinde de los aliños, pues el sabor intenso de los mismos, podría causar rechazo por parte del perro.
  • No utilices en la dieta blanda, alimentos ricos en fibra, ya que con ello estarías contribuyendo con una digestión más tardía.
  • No incluyas cereales integrales o leguminosos

Por otra parte, es necesario, si te encuentras en una situación tan preocupante, como la enfermedad de un miembro de la familia, que conozcas en que consiste la dieta blanda.

La alimentación para caninos enfermos del estómago, debe contener carbohidratos, proteínas y verduras, a fin de proveer con la comida, todos los nutrientes, vitaminas y minerales, que su cuerpo requiere.

Entonces, se hace imperativo que incluyas en el menú de dieta blanda, proteínas de origen animal, como carne sin grasa visible, la puedes moler y prepararle unos pequeños bocaditos, permitiendo que tu mascota, coma sólo la que le provoque.

También es recomendable el pollo sin piel, para prepararle sopas o incluso desmenuzado con algunos trocitos de verduras.

Dentro el grupo de verduras, las más utilizadas en esos casos, son las patatas, calabazas, arroz, pasta, cereales no integrales y frutas como la manzana y la pera.

Es importante que en el envase de  agua, que regularmente consume el perrito enfermo, viertas agua de zanahoria (que se prepara hirviendo unas rodajas de zanahoria en un litro de agua, luego la dejas enfriar y listo), con esta preparación, logras que cada vez que tome agua, se refresquen sus vías digestivas.

Sabemos que con estos consejos, serás capaz de preparar las comidas de tu querido animal y además, no debes forzarlo a comer demasiado, deja que por sí mismo, decida consumir ciertas cantidades, las cuales, seguramente van a ir en aumento, a medida que pasen los días y él se sienta mejor.