¿Es buena la mandarina para la diarrea?

Muchas personas, ante la presencia de algún cuadro infeccioso, una constipación, un virus o una indigestión, presentan una condición de diarrea que se manifiesta por deposiciones constantes y heces laxas.

Sin embargo, algunos de ellos se niegan a visitar al médico y comienzan a buscar en la medicina alternativa, alguna receta que les ayude a superar, la molesta condición de la diarrea.

Si esta condición es leve y no representa una consecuencia de alguna enfermedad crónica o preexistente, se puede considerar como válida, la actitud de querer agotar todas las posibilidades caseras, antes de acudir a un especialista.

Sabemos que las alternativas naturales, al ser consideradas, deben ser estudiadas concienzudamente y aplicadas, sólo cuando se esté seguro de la no existencia de efectos secundarios.

Antes de responder la pregunta de si es buena la mandarina para la diarrea, ahondemos un poco en las propiedades de la fruta y en los beneficios que sus componentes, tienen en el organismo.

La mandarina, en todas sus variedades, representa el más dulce de los frutos cítricos, con carnosidad dividida en gajos y con una cáscara blanda pero fuerte, que se caracteriza por desprenderse de la pulpa con facilidad, también por su olor agradable y cuya extracción de aceites esenciales es muy sencilla.

Esta  deliciosa fruta, considerada como una “golosina natural” es portadora de gran cantidad de  vitamina C, que contribuye a erradicar los procesos virales.

Por otra parte, su alto contenido de vitamina A y flavonoides, la convierten en una fuerte herramienta en la lucha contra los radicales libres y los efectos de la edad sobre las células.

Ahora bien, en el tema que hoy nos ocupa, el cual es el efecto del consumo de mandarina, sobre los procesos digestivos, que incluyen diarrea, veamos la manera en esta actúa en el organismo,

La mandarina contiene niveles aceptables de pectina, la famosa fibra soluble que ayuda a remover toxinas y residuos dejados por las bacterias en desarrollo, las cuales, entre otras cosas, producen diarrea.

Al consumir mandarina, se introduce en el organismo un fuerte combatiente y destructor de microorganismo, mediante la composición de   ácido galacturónico, el cual genera un ambiente hostil para el crecimiento de bacterias que producen focos infecciosos, causantes en gran parte de diarrea e irritación de las paredes intestinales.

Esta fibra soluble, contenida en las mandarinas, es un carbohidrato que contribuye en la formación de una especie de malla, que  atrapa el agua y en consecuencia, se forma un gel, que aumenta la densidad de las heces, haciendo más lento el proceso fisiológico de vaciado del estómago y obviamente el tránsito intestinal.

Para evitar que la fibra que contiene la mandarina, intervenga en el proceso creado por las pectinas, se recomienda que, para lograr el efecto deseado de cortar la diarrea, se consuma en zumo, a fin de no agregar fibra al organismo.

Además, se puede realizar una infusión con la cáscara de la fruta, pues es en ella, donde se encuentran los aceites esenciales y aporta grandes beneficios a tu salud.

Coloca en un recipiente, la cáscara de una mandarina (la cual puede ser fresca o seca), cúbrela con agua hirviendo, tapa y deja reposar. Luego de esto, bébela como cualquier otra infusión y verás como la diarrea va disminuyendo.