Alimentos astringentes

Muchas veces hemos escuchado ciertas expresiones, calificativos o sencillos nombres y desconocemos por completo su significado.

Por eso te pregunto: ¿sabes tú cuáles son los alimentos astringentes y para qué sirven? En todo caso, si tu respuesta es afirmativa o no, en este artículo vas a encontrar respuestas.

Los alimentos astringentes, tienen ciertos efectos sobre el organismo, debido a su alto contenido de taninos.

Para identificar, cuales frutas y vegetales contienen taninos en gran cantidad, solo basta con probarlos y si experimentas un sabor amargo, áspero y seco,  como la sensación de morder una fruta verde, indudablemente estás frente a un producto astringente.

Estudios científicos, durante décadas, han demostrado que los taninos contenidos en elementos de la naturaleza, son sustancias con efectos beneficiosos para la salud.

Sin embargo, también se afirma a través de esos mismos estudios, que el consumo indiscriminado de dicha sustancia, podría acarrear la disminución en la absorción de ciertos nutrientes.

En este sentido, es de vital importancia  destacar que para seguir una dieta astringente, la última palabra la tiene el personal médico.

Es probable que, si has pasado por un proceso infeccioso que haya afectado tus vías digestivas; por fuertes dolores estomacales; o por diarreas frecuentes, algunas personas te hayan recomendado comer este tipo de alimentos.

Lo primero que tienes que hacer, es consultar con tu médico de cabecera, quien considerará pertinente recetarte algún tipo de régimen astringente o, por el contrario, remitirte a algún especialista.

Cualquiera que sea la situación, es muy importante, bueno que conozcas qué son y para qué sirven los llamados alimentos astringentes.

Estos son alimentos, que poseen ciertas propiedades que ayudan a mantener el buen funcionamiento de nuestros órganos internos y externos.

Propiedades de los alimentos astringentes:

Antioxidantes. Es decir, son capaces de rechazar las acciones oxidativas en las células y por ende, detienen los daños de las misma, producto de la edad y otros procesos degenerativos. Los alimentos astringentes, mediante las sustancias químicas que los componen,  contribuyen desacelerar  el daño que provocan los radicales libres y ayudan a  balancear algunas células afectadas. Sin embargo, más que reparar, su principal objetivo es prevenir.

Cicatrizantes. Debido a que favorecen la coagulación y por lo tanto, coadyuvan en la rápida curación y tratamiento de heridas. Favorecen la recuperación rápida de los tejidos internos y externos, por que aceleran la cicatrización, especialmente luego de una intervención quirúrgica. Todo ello, debido a que la mayoría de los alimentos astringentes, son portadores nutrientes como minerales y vitaminas, como la vitamina K, especial para detener hemorragias.

Antibacteriales. Tu gran facultad antiséptica, han convertido a los alimentos astringentes, en elementos populares en este sentido, pues su capacidad de sedimentar proteínas, los califican como antibacterianos e higienizantes naturales. Es decir, que trabajan como antibióticos naturales, ayudando a prevenir infecciones y a preservar las  bacterias beneficiosas para la salud.

Antiinflamatorios: Tienen propiedades que disminuyen la hinchazón y en muchos casos, el dolor proveniente de tal inflamación, trayendo alivio casi inmediato al paciente. Algunas de estos alimentos, detienen los  mediadores de la inflamación, por ello, son conocidos, como altamente efectivos contra esta condición. Entonces podemos afirmar,  que gracias a sus componentes, los alimentos astringentes, son un vehículo que  ayuda a reducir la inflamación que ocasionan múltiples enfermedades.

Favorecen el retorno venoso. El recorrido o retorno venoso, es el tránsito del flujo sanguíneo a través del sistema circulatorio y su regreso al corazón. En este sentido,  la ingesta  de alimentos astringentes, es sumamente beneficiosa para tal recorrido, ayudando así a evitar enfermedades  cardíacas, circulatorias y toda afección relacionada con el aparato circulatorio.

Embellecen la piel. Con ellos en el estómago, no sólo estamos contribuyendo a mejora la salud, sino la belleza, pues los alimentos astringentes, tienen propiedades que mejoran el estado de nuestra piel. Por ejemplo su contenido de Vitamina C refuerza el sistema inmune y los antioxidantes previenen la piel marchita; por otro lado, participa en la  síntesis del colágeno, que es una proteína de vital importancia para la preservación de los tejidos.

Antidiarréico: mención aparte merece las propiedades que tienen los alimentos astringentes para regular el tránsito intestinal y retrasar las frecuentes evacuaciones generadas por ciertas condiciones de salud, como colitis, infecciones estomacales  o diarreas ocasionadas por diversas razones. En conclusión, los alimentos astringentes, son exactamente lo contrario a los alimentos laxantes.

Si has sufrido de enfermedades en el sistema digestivo, don dolores de estómago, náuseas y vómitos; en el tracto intestinal, con frecuentes, laxas y dolorosas deposiciones; y en general, muy importante seguir una dieta astringente cuando las condiciones de salud, así lo ameriten o de lo contrario, te arriesgas a una deshidratación severa o súbita pérdida de peso.

Cualquiera que sea tu caso, no nos cansaremos de repetir, que la persona idónea para indicarte la dieta astringente, es tu médico, ya sea especializado en gastroenterología, medicina interna o nutrición.

Veamos entonces, cuáles son los alimentos astringentes recomendados para tu dieta:

1.- Cereales. El arroz es una exquisita joya de la naturaleza, constituye un alimento astringente, abundante, que combina con cualquier proteína, fácil de preparar y delicioso. Es, por mucho, el alimento preferido al momento de combatir una diarrea recurrente, ya que su abundante contenido de almidón, interviene positivamente en el control del movimiento intestinal.

2.- Pasta. Es un carbohidrato que se puede preparar con infinidad de salsas, aunque si estás  haciendo régimen astringente, es mejor no acompañarla con tomates, pescados azules, ni lácteos enteros o quesos madurados.

3.- Pan blanco.  En toda lista de alimentos astringentes, vamos a encontrar el pan blanco, preferiblemente sin corteza y sin aditivos integrales.

4.- Pescados blancos. Constituyen una fuente extraordinaria de nutrientes, sin afectar el tracto digestivo, ni el tránsito intestinal. Se puede consumir en caldo, horneado, asado, a la parrilla o simplemente hervido con sal y laurel.

5.- Otras proteínas. Hablando de caldos y diferentes formas de preparar los alimentos, también puedes consumir pollo,  pavo, conejo y carne vacuna, sin grasa visible y sin la piel.

6.- Verduras no fibrosas. En cuanto a las verduras, podemos consumir patata, batata,  calabaza y zanahoria.

7.- Frutas: plátanos, arándanos, manzanas y peras, son conocidos como frutos astringentes por excelencia, puesto que su alto contenido de ácido gálico, pectinas e hidroquinonas les convierten en alimentos de fácil digestión y por otra parte, se conocen como frutos que no estimulan en exceso los movimientos del colon.

8.- Lácteos desnatados. Aunque la leche y sus derivados no son recomendados en estado de irritación intestinal y diarreas, se puede consumir aquellos desnatados, como leche ligera y quesos frescos como el requesón. Además, es recomendable el yogur desnatado, ya que este ayuda a pr4eserfvar la flora intestinal.

9.- Líquidos. Principalmente agua, también agua saborizada, tés, infusiones y zumos de las frutas permitidas, sin azúcar ni edulcorante, en todo caso, puedes agregarle una cucharada pequeña de miel, por vaso.