Cuando a un paciente se le diagnostica cualquier condición de salud que amerita una dieta blanda, inmediatamente se pregunta ¿Qué alimentos comer? ¿Es seguro para la salud seguir esta dieta?

La duda asalta aún más, cuando no se le provee de un listado de alimentos permitidos y prohibidos, una dieta modelo o un menú semanal para ceñirse y mejorar su condición.




Pero, para ayudarte existe este artículo, la dieta blanda no es solo papillas y alimentos infantiles, también está integrada por preparaciones con ingredientes deliciosos, que aprenderás a disfrutar cada día.

La dieta blanda no está relacionada con la estética, ni con tratamientos para perder peso, sin embargo, ha resultado muy efectiva en este sentido.




Este régimen se pone en práctica, a fin de evitar que los alimentos que se ingieren estimulen la secreción gástrica, por tratarse de comidas de fácil digestión.

dieta blanda

Esto se logra, al eliminar todo tipo de condimentos y especies que pudieran ser irritantes, se evitan también los alimentos con alto contenido graso, sobre todo aquellos platos que implican las frituras.

Para la cocción de los alimentos se recomienda, preparaciones al vapor, al papillote, al hervor o al horno, de modo que sección es sencilla evitando sobre todo las frituras.




Al consumir preparaciones sin grasa, evidentemente vamos a reducir nuestro índice de grasa corporal y bajar de  peso, pero principalmente estaremos contribuyendo a la salud de nuestro organismo.

Por otra parte se recomienda el consumo de carnes blancas como pollo, conejo y pavo, pescados blancos y huevos.

Están recomendados los cereales y el pan blanco sin corteza; todas las frutas con poca fibra como los plátanos maduros o las manzanas y si vas a ingerir verduras, lo ideal es consumirá en puré y no con mucha frecuencia.

Si vas a consumir lácteos, verifica que no sea muy grasoso, preferiblemente se recomienda la leche desnatada, la leche de almendras o de soja, el yogur natural, el queso blanco de Burgos y el mozzarella.

Es muy beneficiosos el consumo de cremas de verduras o sopas de pollo o pescado, con fideos, quínoa o arroz, debidamente desgrasadas.

Puedes comer postres hechos a partir de leche descremada, algunas frutas dulces sin fibra, compotas naturales, gelatinas naturales  y todo yogur natural.

Debes tomar ocho vasos de agua al día, infusiones de hierbas calmantes y evitar toda bebida gasificada.

Las legumbres están prohibidas, al igual que los vegetales de hojas verdes muy fibrosos como la espinaca o la acelga.

Al hacer la dieta blanda, es preferible evitar la ingesta de azúcar y por supuesto, queda erradicado el consumo de licores, café, té o chocolate

Se recomienda también comer cinco veces al día, para evitar comer demasiado en una sola sentada, lo cual es sumamente dañino cuando se requiere una dieta de este tipo.

cuando hacer la dieta blanda

¿Qué es la dieta blanda y cuando debemos hacerla ?

La dieta blanda es una manera práctica, fácil y deliciosa, de aprender a comer para preservar la salud del sistema digestivo.

Es tan sencilla como saludable, pues se basa en el consumo de alimentos que no estén cargados de calorías, evita el exceso de fibra, erradica el azúcar y la grasa.

Es en todo caso, es un recurso conveniente a nuestra salud, que también nos hará vernos mucho mejor y más sanos, además de vigorosos y resistentes a otras enfermedades que puedan afectar el tránsito intestinal.

Con la dieta blanda, consumiremos alimentos poco macizos, que son al final, los que sobrecargan nuestro organismo y hacen pesada la digestión.

Básicamente esta dieta fue diseñada para aquellas personas que se recuperan de dolorosas enfermedades como gastroenteritis, colitis, úlceras, gastritis; como dieta para la diarrea,  para después de vomitar, para personas con dificultad con la digestión, vómitos, estómago delicado, dolor de estómago o alguna intervención de tipo gástrico

Como te darás cuenta, no es una dieta para adelgazar, es más bien para cuidar nuestro aparato digestivo, cuando se ha pasado por un largo ayuno o cuando has sufrido alguna intervención, de modo que el cuerpo se adapte nuevamente a comer.

Sin embargo, al eliminar los alimentos grasosos, dulces y pesados, estamos contribuyendo desintoxicar nuestro cuerpo, a tener mayor cuidado de nuestros órganos internos, a ser más saludables y desechar kilos.

El  plan alimenticio de la dieta blanda, incluye alimentos fáciles de digerir, es decir, que no contengas un índice alto de fibra, porque esto hace trabajar de más al sistema digestivo y eso es lo que queremos evitar.

En él se indica expresamente la forma cómo preparar las comidas y además se establece la importancia de la constancia y voluntad para comer cinco veces al día para lograr el objetivo de curar ciertas dolencias estomacales.

Por esta razón la dieta blanda es indicada sin ninguna reserva, para las personas que han sufrido condiciones tan dolorosas causadas por la  inflamación intestinal.

La dieta blanda, es recomendada para convalecientes de enfermedades tales como inflamación intestinal debido a gastroenteritis, colitis o cirugía en el aparato digestivo.

Una de las recomendaciones más importantes de la dieta blanda es, sin duda alguna, que los alimentos sean bajos en grasas; que la carnes sean completamente magras; evitar las carnes rojas; que los alimentos contengan la menor cantidad de fibra posible; que su preparación sea muy saludable, es decir al horno, hervidos, al vapor, en baño María o en papillote, que no implique frituras;

Por otra parte, recomiendan el uso de pocos o ningún condimento; no consumir  salsas picantes; preparar las verduras y vegetales 0 sin cáscaras y sin semillas; comer a temperatura ambiente,  comer lentamente y masticar bien.

En resumen,  que los alimentos y sus preparaciones,  califiquen como aptas para el consumo  de  personas delicadas del aparato digestivo.

¿Qué comer con gastroenteritis?

 

Como debes saber a estas alturas, la gastroenteritis es una Inflamación producida por una infección en el aparato digestivo, específicamente en las mucosas del estómago e intestino.

Tal infección se contrae generalmente por consumir alimentos preparados con poca higiene y se manifiesta muchas veces por malestar general, cansancio, debilidad, pérdida del apetito, dolor estomacal, inflamación, fiebre, vómitos y diarrea.

Ahora bien, ¿qué comer cuando tienes gastroenteritis? Pues la recomendación general es que hagas una dieta líquida y poco  a poco vayas incluyendo alimentos ligeros, que faciliten la digestión.

La dieta líquida consiste en beber mucho líquido, como agua, infusiones de hierbas digestivas,  zumos de frutas sin pulpa y bebidas hidratantes para deportistas o isotónicas (pueden ser las comerciales o alguna preparada en casa)

Se recomienda también el consumo de los conocidos “yogures bio”, que no son otros que aquellos enriquecidos con bífidus activo  o  bifidobacterias,  que favorecen la estabilización de la flora bacteriana intestinal. Preferiblemente una vez que ya no se tenga diarrea o vómito.

Otra acotación importante que hacen los médicos para la alimentación saludable de las personas con gastroenteritis, es consumir alimentos astringentes, obviamente, una vez que se haya mejorado,  lo cual consiste en el consumo de pan tostado, arroz blanco, bizcochos, patata hervida sin cáscara, zanahoria cocida, jamón cocido, pechuga de pollo sin piel, a la plancha o hervida y pescado blanco, al horno.

Te puede interesar:

Esta dieta astringente puede aplicarse durante cuatro días a una semana, dependiendo de cómo se vaya sintiendo el paciente y se puede ir complementando poco a poco con una dieta blanda y fría, incluyendo alimentos para la diarrea como compotas naturales  de fruta  plátano maduro,  peras y manzanas al horno.

Alimentos permitidos

La dieta blanda es una plan de alimentación que permite combinar y disfrutar de diversos y deliciosos platillos, por lo cual, quien la sigue, no se aburrirá, ni se sentirá limitado en momento alguno.

El objetivo principal de hacer una dieta blanda, es  hacer más sencillo el trabajo digestivo y permitir que tanto el estómago, como el resto de los órganos internos, funcionen más fácilmente, preparando poco a poco a nuestro cuerpo para comenzar una alimentación  normal, dentro de lo saludable.

Para lograr este objetivo, los gastroenterólogos y médicos en general, se ciñen a una lista de alimentos permitidos y prohibidos, que veremos a continuación.

Carnes blancas: pollo, conejo, pescados blancos, básicamente. Pero también se permite algunas carnes rojas como, ternera (corte magro) o pavo, siempre que se preparen   al horno, hervido, a la parrilla, en papillote o asados, es decir sin aditivos de grasa.

Huevos: Comenzar pos consumir sólo la clara y unos días después y como vaya respondiendo al tratamiento, se podrá incorporar la yema para preparaciones como tortillas, huevo duro, o pasado por agua, o escalfado, nunca frito.

Lácteos: yogur natural, leche descremada, leche de soja o de almendras, además, queso fresco y requesón.

Cereales y féculas procesados: Pan blanco sin concha, pasta, arroz blanco, cereales no integrales con leche descremada,   Verduras: Siempre se tomarán cocidas, en forma de puré o caldos, evitando los vegetales y hortalizas crudos como brócoli, coliflor col y todos aquellos que pueden fermentar en el estómago.

Verduras: Patatas cocidas sin cáscara, zanahoria pelada, bien cocida, las verduras deben tomarse muy poco y sólo en puré o cremas

Frutas: Debes consumir las frutas cocidas al horno o en compota. Si la fruta no ácida y está bien madura, también se puede consumir entera, recuerda tomar bocados pequeños y masticar muy bien, para ayudar a tu organismo a hacer la digestión sin dificultad.

Bebidas: en principio toma mucha agua, también puedes beber desnatada y batidos de frutas como el durazno, la nectarina y el melocotón. Por otra parte, puedes disfrutar de infusiones calmantes de hierbas naturales.

Como única grasa está permitido el aceite de oliva virgen o extra virgen, erradicando de la dieta la mantequilla, la margarina, la mayonesa y los aderezos o salsas grasosas.

Menú de la dieta astringente

La dieta astringente es la más recomendada para combatir la diarrea, la secreción gástrica y los malestares que genera los problemas intestinales y después de vomitar.

Para seguirla, lo más cómodo es elaborar un plan o menú, constituido por cinco pequeñas comidas diarias.

Por otra parte, la cocción, reiteramos que sea  muy sencilla, es decir hervida, al vapor, a la plancha, en papillote, a la parrilla o al horno. Además es muy importante acompañar esta dieta astringente con el consumo de abundantes líquidos, a objeto de evitar la deshidratación.

A continuación te daré un menú modelo de tres días.

Desayuno

Opción 1: un yogur natural descremado; 2 tostadas de pan blanco;  una manzana al horno o un plátano maduro.

Opción 2: un vaso de leche descremada; cereal no integral y con edulcorante; Zumo de manzana natural o una pera madura.

Opción 3: Batido de leche sin lactosa con plátano maduro y edulcorante; pan blanco tostado con aceite de oliva y  jamón cocido o fiambre de pavo.

Merienda

Opción 1: Compota de fruta natural o fruta horno.

Opción 2: Yogur natural o de sabores

Opción 3: Yogur natural desnatado  o un vaso de leche sin lactosa

Alamuerzo

Opción 1: Crema de calabaza, calabacín y zanahoria al vapor,  pechuga de pollo a la plancha, pan tostado, dos rodajas de pan blanco, una pera, un  yogur desnatado.

Opción 2: Crema de zanahorias, bacalao al horno, puré de patatas, pan tostado y una banana, un vaso de leche descremada.

Opción 3: Sopa de arroz. Muslo de pollo a la parrilla, arroz blanco, zanahorias bebé hervidas. Un melocotón. Infusión hierbabuena.

Cena

Opción 1: Pollo guisado con patatas y zanahorias, arroz blanco, una infusión de anís estrella-

Opción 2: Macarrones salteados con calabacín y tozos de pechuga de pollo hervida con sal y laurel.

Opción 3: Sopa de fideos, merluza al horno, puré de patata y zanahoria, 1 tortilla pequeña, Pan tostado y una banana.

Post cena

Opción 1: un vaso de leche descremada tibia con una cucharada de miel.

Opción 2: una taza de consomé de pollo desgrasado.

Opción 3: infusión de hierbas aromáticas, endulzada con hojas de estevia.

¿Cómo hacer el arroz para dieta blanda?

 

como hacer el arroz en la dieta blanda

Con arroz se puede preparar una gran cantidad de platos, incluyendo algunas sopas y papillas para la dieta blanda, no solo para alimentarnos y mantenernos satisfechos, sino para ayudar a nuestro organismo a mejorar.

Si recientemente pasaste por una intervención quirúrgica, sufres de reflujo gastroesofágico,  gastritis o alguna afección que amerite ceñirte a una dieta blanda, el arroz es para ti.

Receta salada:

Ingredientes para 1 ración: media taza de arroz, 1 zanahoria en cuadritos, 3 ½ de caldo de pollo desgrasado, una cucharada de aceite de oliva y sal.

Preparación: poner a hervir el caldo con la sal; al momento de romper hervor, se añade el arroz y la zanahoria en cuadritos muy pequeños; pasados cinco minutos, se le agrega la cucharada de aceite de oliva. Luego de 10 minutos y evitando que se evapore el caldo, se tapa y se apaga. Tomarlo caliente pero no mucho.

Receta dulce:

Ingredientes para una ración: 50 gramos de arroz blanco, 250 mililtros  de leche descremada, una cucharada de miel.

Preparación: Vierte el arroz crudo en el procesador o la licuadora y pulverízalo muy finamente, hasta obtener la harina de arroz. Procede luego a calentar la leche descremada en el fuego y agrega el polvo de arroz, baja el fuego y cocina durante cinco minutos hasta que se reduzca y espese. Endulza con la miel y sirve. Consúmela a temperatura ambiente.

¿Cuántos tipos de dieta blanda hay?

  • Dieta blanda astringente, la que se indica para los problemas de diarrea y gastritis.
  • Una dieta blanda por disfagia. Ideal para aquellas personas que tienen inflamado el esófago o la garganta, por lo cual se les hace difícil tragar. Está basada en purés, cremas y líquidos-
  • En caso de acalasia o incapacidad para relajar las fibras de músculo liso del aparato gastrointestinal, lo cual produce reflujo, se recomienda la dieta blanda que prohíbe la ingesta de alimentos o productos provenientes del tomate, cítricos, especies fuertes, picantes, chocolate, alcohol, café y té.
  • Otros tipos de dieta blanda son: dieta blanda para colonoscopia, dieta blanda después de una operación, dieta blanda biliar, dieta blanda contra estreñimiento, dieta blanda hospitalaria y la dieta blanda para mascotas.

Dieta blanda para niños

Es motivo de preocupación el hecho de estar enfermo o que algún miembro de nuestra familia tenga alguna afección de las vías digestivas, pero más preocupante aun, es que el problema de salud, sea presentado por uno de nuestros niños.

La dieta blanda, es recomendada tanto para adultos, como para los más pequeños,  pues además de saludable y deliciosa, es también muy fácil de digerir y protege los órganos internos, pues con ella se toma en cuenta la cocción delos alimentos, hasta que lleguen a tornarse muy blandos y por ende, ayuda a evitar molestias estomacales e intestinales en los pequeños pacientes.

Si a tu hijo, sobrino o cualquier menor de tu entorno, le recetan una dieta blanda, no dudes en ofrecerle los platos del menú anterior, aunque con algunas variantes como puré de verduras y compotas naturales, en lugar de la pieza de fruta o vegetal completo

También puedes agregar mayor cantidad de papillas hechas en casa con cereales no integrales, convertidos en harina y endulzando cada una de estas con miel natural.

Ver en detalle la dieta blanda para niños.

Dieta blanda para perros

Cuando nuestros peludos amigos, están viejos, estreñidos, con diarrea y vómitos o se le ha diagnosticado gastritis, lo más recomendable es alimentarlos con una dieta blanda.

Aunque  los perros estén acostumbrados a su comida especial, debemos seguir las instrucciones del veterinario y proceder a preparar asopados con arroz, pollo o carne sin grasa, además de algunas verduras como zanahoria sin cáscara y patatas peladas.

Puedes servirle también un plato de pasta con algunas proteínas como carne molida, de un corte blando para ayudar a su digestión.

A la preparación de las comidas del perro, no añadas sal, quita toda grasa visible y evita por completo los aliños que puedan irritar sus vías digestivas.

Alimentando a tu perro con esta dieta blanda, verás cómo mejora y recupera su salud.

Te puede interesar: Cómo hacer una dieta blanda para perros

Dieta blanda para colonoscopia

La colonoscopia es un examen exploratorio del intestino, con la utilización de una endoscopia flexible o cánula que se introduce por el ano, a fin de observar las paredes del colon la presencia de alguna anomalía en él.

Para realizarse dicho examen, debe estar completamente en ayunas desde ocho o diez horas antes y si requiere ingerir algún medicamento, se recomienda hacerlo con un sorbo muy pequeño de agua.

Una semana antes del análisis, o el tiempo que el médico indique, debes realizar una dieta blanda,  que erradique  las frutas fibrosas, las verduras, legumbres y cereales.

Está prohibido tomar medicación que contenga hierro, frutas con semillas como las fresas o el kiwi.

Dentro de los alimentos permitidos, encontramos la pasta y el arroz blanco, así como todos los caldos que se puedan preparar con ellos y caldo de pollo. También está permitida la ingesta de purés y papillas.

En cuanto a las proteínas, se permite las carnes blancas como pollo, conejo y pescados blancos; tortillas, jamón, leche descremada y deslactosada, yogures naturales e infusiones.

El día antes de la colonoscopia, puedes ingerir alimentos ligeros como pescado a la plancha o una sopa de pollo o un caldo de verduras sin semillas y sin cáscaras. Y la noche anterior, puedes consumir solo agua o alguna infusión calmante.

Se debe evitar a toda costa el café, el té negro, el chocolate, refrescos gasificados helados y alcohol. También se aconseja no  fumar, ni comer caramelos o chicles.

¿Cuál es la dieta blanda después de una operación?

Después de una intervención quirúrgica, especialmente si fue realizada en las vías digestivas, los médicos recomiendan seguir una dieta blanda, que además de facilitar la digestión y desecho de los alimentos, también te provea de proteínas y vitaminas necesarias para el buen funcionamiento del organismo.

Se recomienda consumir frutas en puré y compotas, también enteras al horno o asadas; cubos pequeños de frutas suaves como la sandía, el melón o el melocotón, con ello estás introduciendo en tu cuerpo, las vitaminas y minerales que se requieren para acelerar la sanación de las heridas y la rápida cicatrización.

Puedes también hacer batidos de frutas, solas o combinadas, evitando algunas como la ciruela pasa, las bayas, el coco y las frutas secas como los dátiles y las pasas. Se prohíbe todas las frutas en conserva, las mermeladas industriales y el exceso de azúcar.

En cuanto al consumo de verduras, se recomienda  comerlas en puré o cremas: hervidas sin cáscaras y ablandadas al hervor o vapor; estofadas sin grasa.

Prohibido los cereales integrales, el pan integral, el salvado de trigo, tortillas de maíz, frutos secos, y granos.

Con esta dieta, la ingesta diaria de proteína debe  estar asegurada, pues el organismo necesita de este elemento para sanar adecuadamente, luego de una intervención quirúrgica. Comienza con proteínas blandas como los huevos y el yogur descremado.

Con el pasar de los días y una vez que comiences a tolerar alimentos un poco más sólidos, puedes agregar proteínas animales suaves, provenientes de las aves, pescado, mariscos y carne magra  que se pueda moler, picar o cortar en trozos muy pequeños para facilitar la digestión.

¿Cuál es la dieta blanda biliar?

Cuando se sufre de cólicos biliares producidos por cálculos  o te han operado para extirpar la vesícula, lo que mejor tolerarás será una dieta blanda.

En este sentido, la dieta más beneficiosa, es aquella constituida por platos cuya cocción prescinda de la grasa, por ende, los alimentos, deben consumirse al vapor, hervidos,  al papillote, asados, a la parrilla  o al horno.

Es adecuado incluir frutas y verduras cocidas,  ricas en vitaminas, minerales y fibras que ayuden al tránsito intestinal a evitar la diarrea, que aparece generalmente acompañando las afecciones biliares.

Se recomienda también, la ingesta de yogur con extra de probióticos, a fin de añadir al organismo bacterias protectoras de la lora intestinal; cremas, puré y guisos de vegetales, hortalizas  ricas en betacarotenos, como protección extra de las vías digestivas

Por otra parte,  puedes comer cereales, avena, quínoa, pan y arroz integral;  semillas de sésamo, linaza y chía; que por su alto contenido de fibra, ayudan a la captura de los jugos

Carnes blancas como pollo, conejo, pavo y pescados blancos; y en algunos casos de carnes rojas, deben ser cortes libres de grasa y nervios.

Lácteos desnatados o descremados, por ser los de menos grasa del mercado.

En lugar de jugos puedes comer la pieza de fruta, de las cuales se recomienda la piña, por su alto contenido de fibra.

Se puede elaborar un menú completo con estos ingredientes y seguir la dieta al pie de la letra para evitar complicaciones.

Evita las grasas, sobre todo la mantequilla y la margarina, así como algunos hidratos de carbono nada beneficiosos como las papas fritas.

Hay un grupo de alimentos como el coliflor y el brócoli, que lamentablemente producen gases, lo cual es dañino para el las persona que acaban de ser intervenidos quirúrgicamente, sino para cualquier post operatorios.

La dieta blanda contra estreñimiento

Pocas condiciones de salud, son tan incómodas como las relacionadas con el sistema digestivo, mayor aun es la molestia, cuando se trata de problemas con el tránsito intestinal y las poco frecuentes evacuaciones.

Esto es conocido como estreñimiento y para ello, existe una cantidad muy extensa de fármacos y medicinas naturales, que pueden hacerse en casa.

En este sentido, la dieta blanda contra el estreñimiento, es uno de los paliativos más utilizados, pues se trata de ingerir  alimentos blandos, en puré o  cremas;  consumir   comidas  ricas en fibra; hacer ejercicio constantemente; y tomar mucho líquido.

Usualmente con estos pequeños ajustes, el movimiento intestinal se activa y las deposiciones comienzan a hacerse de forma natural y diaria.

Debes tomar en cuenta, que puedes componer tus menús con alimentos suaves, blandos y no muy condimentados, a fin de evitar la irritación de tracto gastrointestinal, por ende, erradica de tu régimen, los zumos ácidos, toda especie picante, condimentos fuertes, cafeína, té negro, alcohol, comida frita y condimentada en exceso.

Por otra parte, debes aumentar el consumo de yogur natural bio y frutas en trozos como la papaya, el plátano maduro y la ciruela pasa, puesto que ellas estimulan la digestión.

Ejemplo de dieta blanda hospitalaria

La dieta blanda hospitalaria, se diseña, obviamente, tanto para los pacientes que se encuentran en espera de alguna intervención quirúrgica, como para quienes ya hayan sido intervenidos, por lo tanto debe cumplir ciertas premisas.

En primer lugar, las verduras deben servirse hervidas, sin cáscara y en puré o crema. Las frutas por su parte, deben estar muy maduras y se les debe retirar las semillas y la piel, para servirlas horneadas o en compota. .

Como segunda premisa, eliminar el azúcar, consumir sólo el que ya viene contenido en las frutas y erradicar los refrescos gasificados, los zumos envasados y las bebidas alcohólicas; esta dieta tampoco permite postres.

Por último, se prohíbe la grasa en cualquiera de sus formas; se evitarán los quesos y los lácteos enteros; los alimentos muy condimentados o picantes; el café o té negro.

Un buen ejemplo de dieta blanda hospitalaria es el siguiente:

Un vaso de agua al levantarse y uno después del desayuno

  • Desayuno: ½  vaso  de leche descremada, 2 rodajas de pan blanco con una  lonja de pechuga de pavo, una pieza de melón. Una infusión de hierbabuena con una cucharada pequeña de miel.
  • Almuerzo: Una taza de arroz blanco, una pechuga pequeña de pollo asada con verdura al vapor o hervidas;  una banana o compota de pera y un vaso de agua.
  • Merienda: un yogur descremado al cual le puedes agregar unos trozos de fruta. Un vaso de agua
  • Cena: una ración de pescado blanco con verduras al vapor, cocidas sin cáscara. Una compota natural de manzana o una pieza de fruta poco fibrosa. Un vaso de agua.

Tomar dos vasos más de agua a lo largo del día o antes de dormir.

 

¿Cuándo dejar la dieta blanda?

Si la dieta blanda fue prescrita por un médico, evidentemente, debe ser él quien te recomiende dejarla e incluso, podría prescribirte una dieta o alimento de transición.

Si comenzaste la dieta blanda para combatir alguna condición específica y ésta ya desapareció, pues ha llegado el momento de comenzar a introducir otro tipo de alimentos en tu ingesta diaria.

En todo caso, tu propio organismo te va indicando, cuando es tiempo de comenzar a comer otro tipo de alimentos, sin embargo, al sentir nuevamente alguna molestia, consulta a tu médico de cabecera, para que te recomiende si retomar o no la dieta blanda.

 

¿Qué otras dietas puedo hacer?

 

Si necesitas adelgazar rápido quizás lo mejor sea la dieta de la manzana por ser un régimen bastante rápido. Si por contra quieres seguir comiendo de todo lo mejor es que mires en plan de la dieta de los puntos.

Hay gente a la que le gusta llevar una dieta paleolítica como hacían nuestros ancestros muy basadas en carnes, aunque en para esto también tenemos la dieta proteica.

Si quieres mantener una salud fuerte y estar como nueva por dentro lo recomendable es la dieta alcalina. Si estás embarazada no te preocupes, también existe una dieta para embarazadas.

Y como no, no podemos dejar de recomendar la dieta dukan por todos los buenos resultados y fama que ha tenido por todo el mundo.

Frutas astringentes

Cuando un médico  te recomienda el consumo de frutas astringentes, se refiere a aquellos frutos ricos en taninos. Los taninos son unos compuestos orgánicos con sustancias que intervienen de manera positiva, en el tratamiento contra la diarrea, las inflamaciones y las hemorragias.…
Leer más